El rey de las mesas en todo el mundo: el pan

El pan es un alimento cuyo consumo diario nos genera importantes beneficios, como el aporte de energía por su alto contenido en carbohidrato, sus múltiples vitaminas y nutrientes y, además, previene el envejecimiento celular.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), para evitar que el exceso de este rubro afecte nuestra salud es que se consuman unos 250 gramos al día.

Larga data

El pan es uno de los alimentos más antiguos que se conocen. Según la historia, la preparación de este alimento se conoce entre los egipcios desde el siglo XX a.C. En ese entonces, su elaboración no se fermentaba, hasta que en cierto momento, según cuentan, dejaron la mezcla para el día siguiente, y al percatarse encontraron la masa fermentada, por esa razón se cree que fueron ellos los primeros en emplear la levadura.

Lo cierto es que la preparación del pan no se trata únicamente de harina, levadura y el proceso de horneado; la preparación de un delicioso pan va mucho más allá.

Los ingredientes, su calidad, el ambiente en el que se trabaja su preparación y la fermentación son aspectos muy importantes a tomar en cuenta.

Cuando se trata de fermentación, por ejemplo, el ambiente debe ser un elemento al que le debemos prestar especial importancia, ya que para que éste proceso se dé correctamente debemos estar en un espacio cálido y con escasa ventilación.

Si de la temperatura del ambiente se trata, si tu cocina es calurosa o húmeda, no hay una respuesta concreta, sin embargo, desde finales del siglo XX el uso del frío se ha implementado para hacer más lentos los procesos y la masa sea poco afectada en la absorción del agua.

Así que si eres de los que disfruta a diario de un delicioso pan, tú puedes prepararlo en casa, tomando en cuenta estos aspectos que te acabamos de detallar. ¡Inténtalo!

  • Por Anny Guaicara
  • 12/05/2019
  • Gastronomía